Estudiar francés

fr

Estudiar francés

    Casi todos nos hemos dicho alguna vez: “Debería estudiar idiomas”, pensando en el inglés, ¿verdad? Pero, ¿por qué no desmarcarte y aprender un idioma diferente, estudiar francés, por ejemplo?

   He de reconocer que, cuando empecé a estudiarlo, creo que influenciada por los anuncios de perfumes en TV, no me gustaba mucho, me parecía cursi y ridículo, pero mi excelente profesora, Ana Rodríguez, me hizo cambiar de opinión. Ella, como la mayoría de profesores de las Escuelas Oficiales de Idiomas, con fantásticos métodos de enseñanza, conseguía que sus alumnos aprendiésemos pasando muy buenos y divertidos momentos, transmitiéndonos su amor por el idioma y la cultura francesa. Ahora me encanta y lo disfruto cada día leyendo, viendo sus películas, oyendo y cantando sus canciones o, simplemente, hablándolo.

       ¿Por qué aprender francés?

       Dependiendo de tu motivación para aprender idiomas: por trabajo, por placer, para viajar, etc., hay numerosas razones para elegir francés:

  • Porque el francés es una lengua romance con raíces latinas preciosa. Conocida como “la lengua del amor”, tiene una entonación y una musicalidad que satisfacen al oído, alivian el alma y alegran el espíritu.
  • Porque son muchas las empresas que tienen relaciones comerciales con países francófonos. En la Comunidad Valenciana, por ejemplo, muchas empresas contratan profesores de este idioma para impartir clases a sus empleados. Otras recurren a las Escuelas Oficiales de Idiomas solicitando estudiantes de nivel medio-alto.
  • Porque son miles los turistas franceses que visitan la comunidad cada año, especialmente la costa mediterránea.
  • Porque también se habla en Canadá, Bélgica, Luxemburgo, Suiza y otros 51 países que, en su mayor parte, fueron colonias francesas, donde podrás viajar y comunicarte en su propio idioma.

ESTUDIAR FRANCÉS 2

La torre Eiffel en un día nublado


     ¿Sabías que son más de 200 millones de personas que lo hablan en los cinco continentes, de los que en 33 países es lengua oficial?

     Además, siendo la tercera lengua en internet, por delante del español; tendrás una gran información que te hará ver el mundo con otra perspectiva.

   El francés es, también, uno de los idiomas oficiales en muchos organismos internacionales. De las 4 ciudades europeas con sedes institucionales (Estrasburgo, Luxemburgo, Bruselas y Frankfurt), tres son francófonas o lo son parcialmente.

     Comprobarás el gran placer de leer a Molière, con sus proverbios, refranes y frases cortas pero inteligentes, divertidas y de fácil lectura, en su propio idioma. Los libros de aventuras de Julio Verne, o “Madame Bovary” de Gustave Flaubert, entre otros. También podrás disfrutar de su cine en VO, apreciando más y mejor las emociones del personaje y sin subtítulos, porque leyéndolos te pierdes escenas de la película y porque subtitulan lo estrictamente necesario, por motivos de espacio y tiempo. En referencia a su cine, con la Nouvelle Vague, aparecieron sus creadores e impulsores, directores como François Truffaut: “Los 400 golpes”, “Jules et Jim” o “Le dernier métro”, “El pequeño salvaje” y “La piel dura” son las más conocidas; Jean-Luc Godard, caracterizado por su acidez crítica y la belleza de sus imágenes como en “À bout du soufflé”, “Banda aparte” o “Pierrot el loco”. Y, ¡cómo no mencionar a Alain Resnais y su bella historia de amor en “Hiroshima mon amour”, con la guerra de fondo! o la famosa “Cyrano de Bergerac” de Jean-Paul Rappeneau, entre otros muchos.

      En música francesa, destacaría, por mi amor a ellos, cantantes como: Édith Piaf, también conocida como “La Môme”, con canciones como: “Non, je ne regrette rien” o “La Vie en Rose” (de la que se hicieron innumerables versiones). Charles Aznavour, considerado uno de los artistas de la posguerra más destacados en Francia, fué embajador de la canción francesa en el mundo entero con canciones como “La bohème”, entre otras. Georges Brassens, sus canciones, sencillas y elegantes, considerado uno de los mejores poetas franceses de la posguerra que ganó el premio nacional de poesía con canciones como “Mourir pour des idees”; Jacques Brel, fue cantante y actor belga francófono, son muy apreciadas sus canciones por la poesía y honestidad en sus letras, “Ne me quitte pas”, la de mayor éxito. Otro cantante de renombre y al que amo especialmente es Giuseppe Moustacchi (más conocido como Georges Moustaki). Escuchar cantar a Georges Brassens, fue para él tal revelación, que adoptó su nombre (Georges) como nombre artístico.

     También es reconocida y apreciada por los más jóvenes la música actual como el estilo de Jazz de la cantante Zaz, su tema más conocido “Je veux” (Yo quiero).

      Altamente valorados los numerosos raperos franceses como Keny Arkana, “La rage” (La rabia) o Booba o Rohff, entre otros.

   Lo dicho, el francés es un idioma muy hablado en Europa y en otras partes del mundo. El español recibe muchos préstamos de la lengua vecina; palabras como chalet, chaqueta, tour, jamón, hotel, maquillaje, vinagre, etc., son de origen francés.

    ¿Dónde estudiarlo?

    Sin ningún tipo de duda en una Escuela Oficial de Idiomas (EOI) donde los profesores, habiendo superado unas duras oposiciones, forjados con buenos y eficaces métodos de enseñanza, mayoritariamente amantes de su trabajo y del idioma que imparten, te iniciarán y estimularán en su aprendizaje.

    Igualmente, puedes acudir a lugares y puntos de encuentro, como el Instituto Francés, el Liceo francés, la Alianza francesa o crear grupos de conversación con otras personas interesadas por el idioma. Son muchos los estudiantes de diferentes niveles, o los que, habiendo terminado todos los cursos, lo deseen practicar y francófonos que, al mostrarte interesado por hablarlo, ¡te ayudarán encantados!

Aprender idiomas

APRENDER-IDIOMAS

Aprender idiomas

Entender y ser capaz de hablar nuevas lenguas sólo puede traer cosas positivas. Además de mejorar tu currículum, varios estudios afirman que conocer más de un idioma te hace más inteligente, pues trabajas partes de tu cerebro que de otra manera estarían inactivas. A parte de esto, si eres de los que les gusta viajar, el conocimiento de otras lenguas es vital para que seas capaz de sacar el máximo partido a tus viajes, sobre todo, si hablas su propio idioma.

Si todavía te da pereza empezar a estudiar otra lengua, te daré varias razones para que te animes. En primer lugar, inglés y francés, pero también alemán, italiano, portugués, ruso, árabe o chino… ¡Todas son válidas!

  • Hablar idiomas es uno de los requisitos más demandados en el ámbito laboral, por lo que hoy en día, estudiar una lengua ya no se trata de un capricho, es casi una necesidad. La mayoría de las medianas o grandes empresas tienen, no solo una proyección local o nacional, sino también internacional, por lo que necesitan que sus empleados sean capaces de comunicarse con personas de otros países.
  • Dominar un idioma con fluidez te hará sentir muy bien contigo mismo. Puedes hablar con un montón de personas de otros países, conocer su cultura y sus costumbres, ver sus películas y leer sus libros en VO o navegar por sus páginas web en su propio idioma. Es una de las mejores maneras de descubrir la historia de lugares hasta ahora desconocidos para ti.
  • Conseguirás que tu cerebro se ejercite y se estimule positivamente. Esta fue una de las razones por las que yo empecé a estudiar idiomas, por prescripción facultativa después de una lesión cerebral, pero luego lo hacía (y lo hago) por placer, por satisfacción personal que me descubrió y estimuló una fantástica profesora de francés. También te volverás más creativo e inteligente. Al hacer que nuestro cerebro salte de un idioma a otro lo estamos entrenando, sin darnos cuenta, para que funcione mucho mejor, sea más eficaz y efectivo en las situaciones de multitarea. Además, saber más de un idioma te posibilitará, poco a poco y según vayas aprendiendo la lengua y viendo cómo avanza tu nivel de comprensión y comunicación, estar más seguro de ti mismo y mejorar tu autoestima. Al saber y conocer más, tu mente se abrirá y será menos manipulable.
  • Hablar más de un idioma te ayuda también a ampliar tu propio idioma. Aprenderás palabras que tal vez desconocías en tu lengua nativa o significados que no sabías que existían. Refranes, expresiones típicas o giros idiomáticos, también te enriquecerán lingüísticamente.
  • Viajar no será un problema para comunicarte. Será mucho más fácil entenderte con la gente local en su propio idioma (algo que ellos agradecen) y descubrirás cosas que, probablemente, hubieran pasado desapercibidas, si solo manejaras tu idioma natal.

No hay duda, hablar idiomas es indispensable. Hace que sea más fácil encontrar trabajo y potenciará muchas características de tu personalidad. Antes o después te tienes que poner a ello y es más sencillo cuanto más joven seas. Así que, ¡no lo dudes!

Puedes acudir a academias o clases particulares, pero yo os aconsejaría hacerlo en una Escuela Oficial de Idiomas (EOI) donde los profesores, algunos nativos y habiendo superado una oposición, son muy profesionales, con un buen método de enseñanza, de una calidad excepcional y en permanente reciclaje. En una EOI también obtendrás una certificación oficial de nivel (importantísimo para Sigue leyendo