Love is in the web

Love is in the web

Keith Haring

 

«Voy a hablar con la cabeza tapada, para que, galopando por las palabras, llegue rápidamente hasta el final, y no me corte, de vergüenza, al mirarte». PlatónFedro, 237a.

 

Oh, la, la, l’amour! El amor está en el aire. Así que… ¡No respiren!

Estamos rodeados de amor (en el cine, en los libros, en la música…). Muy pronto llegará San Valentín y los escaparates de casi todo el mundo se llenarán de cupidos y corazones. Se acercan fechas señaladas para el empacho amoroso.

Adán y Eva de Rubens

“Adán y Eva” de Rubens. Eva distraída por la larga cola serpenteante y atraída por su manzana. Mientras que a Adán le van más las peras

Love is around the World Wide Web

El amor está en la web; en la red, en general, y en las redes sociales, en particular.
Y quién dice amor, dice porno, cibersexo, flirteo o juego erótico.

Si la fe mueve montañas -como dicen los bíblicos- el sexo mueve millones de dólares y millones de búsquedas en internet.

Las redes sociales buscan una mayor interactividad y eso potencia las relaciones entre sus usuarios, ya sean virtuales o reales. Las redes nos enredan con mayor facilidad y llegamos al sexo mucho antes que por los métodos tradicionales.

El amor platónico de toda la vida le cede el testigo al amor virtual y a la intimidad digital. Detrás de un teclado y una pantalla perdemos la vergüenza y nos atrevemos a ir más allá –es como “hablar con la cabeza tapada”–, que decía Platón.

Soñamos esto…

Y, generalmente, acabamos así…

Quien busca, encuentra, y en la web se pueden encontrar muchos tipos de prácticas sexuales: profesional, amateur, para tríos e intercambios de pareja, gang bang, hardcore, porno hetero, porno gay, bisexual… Y quien busca relaciones también tiene sitios para dar y regalar.

– A mí me gusta mucho…, me da confianza. A mis últimos tres novios los conocí allí. Aunque también se coló mucha paja por el medio.

Hay webs gratuitas como Edarling, “para solteros exigentes”. Badoo, para solteros no tan exigentes. Las hay de pago como Meetic. Algunas como Be2 se venden como una red para “una relación formal y duradera”. POF, Tinder, Zoosk, etc.

Pero, ¿qué es eso de Tinder, el material inflamable? Según la red, es la aplicación para conocer gente cercana a tiempo real. El registro se realiza a través de Facebook. Después, se trataría de establecer cuántos kilómetros estaríamos dispuestos a desplazarnos para encontrarnos con nuestra cita y, acto seguido, la app envía candidatos. Y, ¡hala!, a ponerse como locos a marcar corazones -si te gustan sus fotos- o cruces -si no te gustan. Y, ¡voilá! se enciende la llama de la proximidad. Pero, ¡cuidado no vayas a quemarte!

¡Hasta la plataforma musical, Spotify, sacó hace un par de años, Felody, una aplicación para ligar según las preferencias musicales de sus usuarios!

Por otro lado, las mujeres que pasen del rollo tradicional pueden optar por AdoptaUnTio.es, una web de citas que reinventa el concepto de ligar o de encontrar pareja, pudiendo elegir entre un amplio abanico de “hombres-objeto para mimar”.

www.losojosdemirar.com

No obstante, si se prefiere un método rápido, basado en terapias cognitivas, se puede poner en práctica el experimento del doctor Arthur Aron, consistente en un test de 36 preguntas y un ejercicio práctico: mirarse fijamente a los ojos, a los ojos de mirar.

Como Adán y Eva en el paraíso, nosotros debemos de estar muy solos en nuestro paraíso terrenal, porque cada día nacen, crecen y se reproducen más y más aplicaciones y plataformas para encontrar(nos) pareja.

Conoces a una persona, le pides el teléfono y…
– Dime tu nombre y te agrego como amigo en Facebook.
– No tengo de eso.
– ¿Cómo? ¡¿QUE NO TIENES FACEBOOK?! ¿Y cómo te relacionas?

Facebook (FB) se define como la red social por excelencia, la que cuenta con millones de personas conectadas, interactuando entre si y compartiendo información y muchas cosas más.

En FB nos enamoramos de un perro, de un paisaje o de una silla por las historias que los dueños de esos perfiles nos regalan día a día. Sus “miradas” penetran en nuestros ojos abiertos a lo que surja, y entran en juego las ganas y el morbo. Nos deseamos, deseamos saber qué se esconde detrás de ese avatar de animal. Nos imaginamos un bellezón de sexo salvaje o, simplemente, a nuestra pareja perfecta; ya que no nos ha atraído su físico, sino sus palabras, su forma de expresarse, su ironía o su sentido del humor. Y así, nos atrevemos a dar el gran paso.

El amor platónico es del siglo pasado, en el virtual somos más decididos. El protagonismo que nos dan las redes nos hace, a priori, más fuertes y seguros de nosotros mismos.

Para ello, hace, escasamente, un par de años, FB lanzó una especie de red sexual dentro de su red social, Bang with friends. La aplicación funciona como cualquier página de contactos, pero la selección se hace con tus amigos agregados.

Aparte de que solo se tienen en cuenta las parejas heterosexuales, esa función se puede suplir con los mensajes privados del chat y videochat. De esta manera, la selección la hace uno mismo y no, un programa de dudosa privacidad.

Haring11

Keith Haring dibujaba corazones divertidos, apasionados, enredados y, sobre todo, con mensaje

Ahora bien, hay que tener en cuenta que en todos los sitios se cuecen habas y en todas partes hay “troleo”. Así que, hasta que no nos conocemos en persona y, a veces, ni así, podremos saber si lo que buscábamos y lo que hemos encontrado satisface plenamente nuestros gustos y deseos.

Con todo, ¿realmente son necesarias las plataformas destinadas a estos fines? Necesarias, puede ser. Imprescindibles, no.
Ayudar, ayudan a poner en contacto a personas en una era dominada por la tecnología e internet. Y, tal vez, a no perder la esperanza y la ilusión de no quedarse para vestir santos, sino para desvestir “santos varones”.

**Artículo sobre el método del Dr. Arthur Aron

5 pensamientos en “Love is in the web

  1. Tenemos muchos avances y nuevas tecnologías, pero es triste ver un artículo de tantas páginas, que el amor y el compartir si es de verdad, se haya quedado en eso “nada”. Me parece ideal que ayudéis a la gente a relacionarse con las nuevas y frías redes amorosas, pero que no hayáis escrito ni un solo renglón a lo que mueve montañas y ni un solo €, se queda pobre. O el que escribe el artículo está muy dolido por daños amorosos y no queda en el nada de ilusión para enamorarse.

  2. Estimado lector: primero que nada agradecerte el comentario sobre nuestra publicación. Imagino que el estilo de la página está en pleno desarrollo y eso pueda generar alguna confusión. No está entre nuestras intenciones ayudar ni asesosar a la gente sobre éste ni sobre ningún otro tema. Por otro lado, las miradas de este blog son personales y no obedecen a ninguna obligación de nada, pero aún así, por lo que comentas de “ni un solo renglón”, creo que es cuestión de una lectura rápida, el artículo empieza haciendo una referencia específica a eso. Ya te digo que sin tener ninguna obligación: “Si la fe mueve montañas -como dicen los bíblicos- el sexo mueve millones de dólares y millones de búsquedas en internet.” Sobre alusiones personales a los autores no voy a comentar.

  3. Muy buen artículo y de acuerdo contigo, especialmente en lo último. Todo esta bien si se “bien” utiliza. Es un medio más e interesante. Y por lo que leo, para todos los gustos ;).

  4. Muy bueno. Obviamente está escrito desde el sentido del humor y la ironía (con un análisis muy certero, no obstante), y no pretendiendo ser un manual de uso del amor cibernético ni menospreciando el “amor real”. Estoy seguro que quien lo ha escrito carece del más mínimo resentimiento y bloqueo sentimental. Vamos, yo no lo he detectado por ningún lado. Todo depende de los ojos de mirar de cada uno.
    Postdata: las noticias de El Mundo Today son falsas. Que no cunda el pánico.

  5. ¿Que las noticias del Mundo Today son falsas…? Eso se lo dirás tú a todas…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.