Estellés, entre besos i arraps

PORTADA

       Estellés, entre besos i arraps

        Tots sabem besar i què són els besos. Però pocs saben expressar amb paraules plenes de tendresa, amor, passió, sexe arravatat; un bes de veritat. D’això i molt més, Estellés n’és un mestre.

         El poeta de Burjassot repassa amb la llengua el cos femení i ho fa a la seua manera, una manera única i particular.

        En Per a tota la mort (et vaig besar aquell dia la boca, oberta i gran, aquells llavis tendrals / encara més, et vaig besar les dents i més delit encara: les genives), en Estams de pols (i et besaria el melic i l’aixella / i el peçonet de l’orella) i en L’amant (“Anem al llit”, et propose, besant-te / bruna, la pell, els pits, el coll, la boca). En Tot açò que ja no pot ser (Et besaria lentament, et soltaria els cabells, t’acariciaria els muscles, t’agafaria el cap per a besar-te dolçament), en un poema del Llibre de Meravelles (Ací em pariren i ací estic / Ací treballe i done besos). I en Els Amants (negligentment besant-te / ara un muscle i després el peçó d’una orella / I rodolem per terra entre abraços i besos / a rebolcons entre besos i arraps).

Estellés 11

    Vicent Andrés Estellés era únic narrant, descrivint, contant històries. Tenia la necessitat d’incidir en el món del seu temps mitjançant la paraula, amb un llenguatge col·loquial, planer, bròfec, de la manera que es parla en l’Horta. Un llenguatge sense tabús, però ben elaborat. El poeta escrivia per al poble i des del poble. No obstant això, volia passar desapercebut, donar veu a qui no la té; volia ser: Un entre tants…

Un entre tants, duia el dolcíssim pit tatuat

      Estellés entenia l’amor com un cataclisme, com una vida que es desfà sobre un cos.

Mai no he sentit un desig com aquest…

És el desig de la teua nuesa.

És el desig del teu cos vora el meu.

     Paraules de l’autor explicades en la web de Poética 2.0, que presenta una antologia audiovisual dels seus poemes sobre l’amor, el sexe, les coses quotidianes de la vida, etc. Professionals de l’escena valenciana que posen veu a “La veu d’un poble”.

      Estellés mostra la realitat i, sobretot, la quotidianitat per mitjà d’un llenguatge directe, descarnat i carnal, alhora.

El teu nom i el meu nom, més que escrits, arrapats, aquell amor, l’amor, amor d’ungles i dents.

Testament mural

          El cos de la dona és font de metàfores i el descriu, de vegades, amb grans dosis de tendresa i sensibilitat. I d’altres, des de l’erotisme, la sexualitat i la sensualitat. Ressegueix a pams aquest cos esvelt i ben proporcionat, gairebé, de cap a peus: pits, mamelles i mamelletes de mel, malucs, genolls, muscles, cuixes, l’engonal i l’entrecuix, melic, turmells, cabells, ulls, ungles, dents, genives, el ventre amorossísim, les mans.

Deixa’m les teues mans…

Crec que no es pot voler com t’estic volent jo cada dia que passa.

Deixa'm les teus mans... Crec que no es pot voler com t'estic volent jo cada dia que passa.

Fotografia de Rafa Marco

        I, sobretot, la seua obsessió: les cames.

        No hi havia a València dos cames com les teues.

Estellés 1

  Cames adorables, de sucre i com d’aigua fluvial i alegre, cames llargues, nues, primes, obertes… Eixes dos cames que passejaven pels carrers d’una València, testimoni de l’amarga postguerra, que són imatge d’erotisme, sensualitat i desig.

   Ja ho deia Ausiàs March…

La carn vol carn

Love is in the web

Love is in the web

Keith Haring

 

«Voy a hablar con la cabeza tapada, para que, galopando por las palabras, llegue rápidamente hasta el final, y no me corte, de vergüenza, al mirarte». PlatónFedro, 237a.

 

Oh, la, la, l’amour! El amor está en el aire. Así que… ¡No respiren!

Estamos rodeados de amor (en el cine, en los libros, en la música…). Muy pronto llegará San Valentín y los escaparates de casi todo el mundo se llenarán de cupidos y corazones. Se acercan fechas señaladas para el empacho amoroso.

Adán y Eva de Rubens

“Adán y Eva” de Rubens. Eva distraída por la larga cola serpenteante y atraída por su manzana. Mientras que a Adán le van más las peras

Love is around the World Wide Web

El amor está en la web; en la red, en general, y en las redes sociales, en particular.
Y quién dice amor, dice porno, cibersexo, flirteo o juego erótico.

Si la fe mueve montañas -como dicen los bíblicos- el sexo mueve millones de dólares y millones de búsquedas en internet.

Las redes sociales buscan una mayor interactividad y eso potencia las relaciones entre sus usuarios, ya sean virtuales o reales. Las redes nos enredan con mayor facilidad y llegamos al sexo mucho antes que por los métodos tradicionales.

El amor platónico de toda la vida le cede el testigo al amor virtual y a la intimidad digital. Detrás de un teclado y una pantalla perdemos la vergüenza y nos atrevemos a ir más allá –es como “hablar con la cabeza tapada”–, que decía Platón.

Soñamos esto…

Y, generalmente, acabamos así…

Quien busca, encuentra, y en la web se pueden encontrar muchos tipos de prácticas sexuales: profesional, amateur, para tríos e intercambios de pareja, gang bang, hardcore, porno hetero, porno gay, bisexual… Y quien busca relaciones también tiene sitios para dar y regalar.

– A mí me gusta mucho…, me da confianza. A mis últimos tres novios los conocí allí. Aunque también se coló mucha paja por el medio.

Hay webs gratuitas como Edarling, “para solteros exigentes”. Badoo, para solteros no tan exigentes. Las hay de pago como Meetic. Algunas como Be2 se venden como una red para “una relación formal y duradera”. POF, Tinder, Zoosk, etc.

Pero, ¿qué es eso de Tinder, el material inflamable? Según la red, es la aplicación para conocer gente cercana a tiempo real. El registro se realiza a través de Facebook. Después, se trataría de establecer cuántos kilómetros estaríamos dispuestos a desplazarnos para encontrarnos con nuestra cita y, acto seguido, la app envía candidatos. Y, ¡hala!, a ponerse como locos a marcar corazones -si te gustan sus fotos- o cruces -si no te gustan. Y, ¡voilá! se enciende la llama de la proximidad. Pero, ¡cuidado no vayas a quemarte!

¡Hasta la plataforma musical, Spotify, sacó hace un par de años, Felody, una aplicación para ligar según las preferencias musicales de sus usuarios!

Por otro lado, las mujeres que pasen del rollo tradicional pueden optar por AdoptaUnTio.es, una web de citas que reinventa el concepto de ligar o de encontrar pareja, pudiendo elegir entre un amplio abanico de “hombres-objeto para mimar”.

www.losojosdemirar.com

No obstante, si se prefiere un método rápido, basado en terapias cognitivas, se puede poner en práctica el experimento del doctor Arthur Aron, consistente en un test de 36 preguntas y un ejercicio práctico: mirarse fijamente a los ojos, a los ojos de mirar.

Como Adán y Eva en el paraíso, nosotros debemos de estar muy solos en nuestro paraíso terrenal, porque cada día nacen, crecen y se reproducen más y más aplicaciones y plataformas para encontrar(nos) pareja.

Conoces a una persona, le pides el teléfono y…
– Dime tu nombre y te agrego como amigo en Facebook.
– No tengo de eso.
– ¿Cómo? ¡¿QUE NO TIENES FACEBOOK?! ¿Y cómo te relacionas?

Facebook (FB) se define como la red social por excelencia, la que cuenta con millones de personas conectadas, interactuando entre si y compartiendo información y muchas cosas más.

En FB nos enamoramos de un perro, de un paisaje o de una silla por las historias que los dueños de esos perfiles nos regalan día a día. Sus “miradas” penetran en nuestros ojos abiertos a lo que surja, y entran en juego las ganas y el morbo. Nos deseamos, deseamos saber qué se esconde detrás de ese avatar de animal. Nos imaginamos un bellezón de sexo salvaje o, simplemente, a nuestra pareja perfecta; ya que no nos ha atraído su físico, sino sus palabras, su forma de expresarse, su ironía o su sentido del humor. Y así, nos atrevemos a dar el gran paso.

El amor platónico es del siglo pasado, en el virtual somos más decididos. El protagonismo que nos dan las redes nos hace, a priori, más fuertes y seguros de nosotros mismos.

Para ello, hace, escasamente, un par de años, FB lanzó una especie de red sexual dentro de su red social, Bang with friends. La aplicación funciona como cualquier página de contactos, pero la selección se hace con tus amigos agregados.

Aparte de que solo se tienen en cuenta las parejas heterosexuales, esa función se puede suplir con los mensajes privados del chat y videochat. De esta manera, la selección la hace uno mismo y no, un programa de dudosa privacidad.

Haring11

Keith Haring dibujaba corazones divertidos, apasionados, enredados y, sobre todo, con mensaje

Ahora bien, hay que tener en cuenta que en todos los sitios se cuecen habas y en todas partes hay “troleo”. Así que, hasta que no nos conocemos en persona y, a veces, ni así, podremos saber si lo que buscábamos y lo que hemos encontrado satisface plenamente nuestros gustos y deseos.

Con todo, ¿realmente son necesarias las plataformas destinadas a estos fines? Necesarias, puede ser. Imprescindibles, no.
Ayudar, ayudan a poner en contacto a personas en una era dominada por la tecnología e internet. Y, tal vez, a no perder la esperanza y la ilusión de no quedarse para vestir santos, sino para desvestir “santos varones”.

**Artículo sobre el método del Dr. Arthur Aron