Joan Antoni Vicent, la mirada que compone

JOAN ANTONI VICENT 1     Joan Antoni Vicent, la mirada que compone

    Joan Antoni Vicent dispone de la mirada felina que compone la situación idónea de captura. Cazador de luces y sombras que no dejan de asombrarnos. Tema, composición y técnica son un rasgo definitivo en todos sus trabajos. Se comprometió desde joven con la cámara en una relación de amor, de la cual han surgido escenas maravillosas de su entorno más inmediato: La Vilavella, Barcelona, Valencia, entre otras. Sus paisajes, momentos y las personas que las habitan quedan para la Historia descritos de forma magistral y propia. La mirada de Joan Antoni Vicent es un tesoro a proteger por los tiempos de los tiempos.

     Nombre completo, fecha de nacimiento, lugar y lugar de residencia actual

    Joan Antoni Vicent, nací a mediados de enero de mediados los cuarenta, en la Vilavella, donde resido actualmente. Durante 26 años trabajé para IBM, en Barcelona. Hubo una prejubilación masiva a nivel mundial que también me tocó, lo que fue una suerte, porque así tuve más tiempo para dedicarme a la fotografía y practicar alguna que otra afición.


Benidorm

Benidorm

La síntesis perfecta entre el ocio y el skyline de la gran ciudad entre la niebla.


      ¿Quién es Joan Antoni Vicent, en realidad?

     Una persona creo que intenta empatizar con la gente. Intento ponerme en el lugar del otro. Soy lo que se dice “buena gente”. Bastante sociable aunque también depende donde me encuentre. Y, desde el punto de vista profesional, tuve la suerte en su momento de estudiar. Primero un bachillerato y después una carrera superior. Los estudios siempre abren puertas y así fue. La etapa de mi vida en IBM fue muy importante, por el tipo de compañeros que tuve y porque fui testigo casi desde sus orígenes de la evolución de la informática. Desde la ficha perforada hasta la aparición  de los ordenadores personales, internet etc… Por tanto, he estado en la punta de la lanza de toda la tecnología que ahora es ya tan popular y que en los años 70 y 80 era desconocida para el gran público.

     ¿Qué significa para ti la fotografía?

     La fotografía para mí es como una novia. Recién estrenado en mi trabajo, un día acompañé a un amigo a comprarse unos carretes para su máquina fotográfica, y sin más me dijo: “Y tú ¿por qué no haces fotos?”. No sé si vio en mí una cierta sensibilidad artística o fue por un cumplido, pero me hizo pensar “¿por qué no hago fotos?”. En ese momento tenía mucho mi tiempo libre y me compré una Yashica. Empecé a hacer fotos y desde entonces, la cámara siempre ha sido mi compañera de viaje.

     Después pasé a una Canon A1, muy buena, analógica, con buenos objetivos, un gran angular y con ella pasé 20 o 25 años. Más tarde ya una primera digital. Ahora uso una Canon EOS 60D. Pero, con todo, lo importante no es la flecha, sino el indio. Hay que tener buen ojo y disfrutarlo y gozarlo. Siempre el tiempo va a favor de la fotografía. Cuando haces clic, detrás de la imagen hay un reloj virtual que se pone en marcha, es el tiempo y cuánto más tiempo pase, mejor será la foto, porque incorpora datos que ahora tú los ves como obvios, pero que dentro de veinte, treinta o cuarenta años no lo serán. La persona fotografiada habrá fallecido, de ese grupo quedaran unos pocos, o esa casa la habrán tirado, esos coches parecerán de época, la forma de vestir, etc.


A-la-porta-de-casa

A la porta de casa

Esta es mi chica del National Geographic, como aquella famosa foto de la chica de los ojos verdes de Afganistán. Es la misma mirada penetrante.


   Bonita reflexión, Joan Antoni. Y ahora, dinos, ¿qué quieres contar con la fotografía?

     No sé si quiero contar nada, lo único que quiero es mi propia satisfacción. Es una forma de mirar, como hacer fotos sin máquina. Antes de hacer la foto, tus ojos, tu mirada ya la han hecho. El clic, incluso, lo puedes simular con el ojo, con un guiño. No pretendo enseñar nada a nadie. Tan solo se trata de estética personal. A mí me puede la composición. Tampoco voy a hacer fotos del tercer mundo en las que te recreas en la miseria o en el mal vivir de otras personas con tal de sacar una gran foto, aunque sea una foto-denuncia, en la actualidad, tan necesarias. Así que yo miro a través del objetivo y aquello que me gusta a nivel composición, hago “clic” y me lo llevo a casa. Soy como un cazador que dispara sin hacer sangre.


JOAN ANTONI VICENT 2

El pavelló de Mies van der Rohe

     Forma parte del trabajo “Barcelona silencis”. El pavellón se construyó en 1929 con ocasión de la Exposición Universal de Barcelona en Montjuïc y muestra el estilo de este gran arquitecto, las líneas y los ángulos. La fotografía es un reflejo perfecto a través del cristal.


Inicialmente mis fotos eran familiares, de la hija de un amigo que un día la ves enmarcada en su casa, para algún concurso fotográfico en la empresa. Fotos costumbristas en los veranos en la Vilavella, etc…En el caso del pintor Ripollés, “Ripo”, como es muy fotogénico, lo tengo fotografiado, prácticamente desde que apareció por Castellón en los años 80. En otros casos, como es el de “Barcelona silencis”, me impuse mi propio trabajo y fotografié la Barcelona habitual a horas no habituales, captar el silencio de la ciudad. Ese fue un buen tema para mí. Fui cogiendo el aire de Barcelona con una mirada diferente a la típica postal de reclamo turístico. Un segundo libro fue “La Vilavella, Roda el temps”, un año natural, dedicado a la Vilavella, al costumbrismo del pueblo, desde fiestas, comuniones, personas, gente mayor sentada en verano a la puerta de casa. Un salto en mis fotos fue exponer en el IVAM. “Valencia del tranvía”, con textos de mi hermano y fotografías de la Valencia de los años 50. Actualmente, y desde hace un par de años, una selección de estas fotos están expuestas en Las Corts valencianas. Y luego, el trabajo encargado fue “Viatge pel meu país”. Soy feliz con una cámara en la mano si tengo un proyecto. Hoy en día, con un poco de sensibilidad que tengas, puedes hacer buenas fotos y casi todo el mundo sabe hacerlas, más o menos, pero lo importante es tener un tema. Si tienes un tema, el tema tira de ti. Ahora tengo otro delante. He acabado uno sobre los músicos de mi pueblo, que ha sido una experiencia interesantísima, y ahora voy a empezar otro, que son paisajes de La Plana, de La Plana Alta y La Plana Baixa.

     Defínete como fotógrafo.

     No sé si al cien por cien, pero yo diría que soy autodidacta. He asistido a algún cursillo, pero no he conocido la “cocina” de la fotografía, que es meterse en un cuarto oscuro. Tengo muchísimos libros de fotografía, de grandes fotógrafos como Cartier BressonCatalà-RocaMiserachs, esa foto costumbrista, bien compuesta, en blanco y negro. Un consejo que me dio Dimas, el hijo de Ramón Dimas, quién hizo las fotos del libro de Joan Fuster, “El País Valenciano”, y que yo, ahora, casualmente, he hecho las fotos con Joan Garí, de “Viatge pel meu país”, 50 años después del de Fuster. Pues, su hijo tenía una tienda de fotografía, Foto Dimas, y el día que le llevé unas fotos a ampliar para un pequeño concurso, vio una de ellas, un retrato en color, y me dijo que esa foto sería la ganadora. No sé si lo dijo por querer ganar un cliente o por qué, pero acertó. Entonces me dijo: “Una buena foto tiene que tener tres cosas: el tema, buena composición y que técnicamente esté bien resuelta”. Y así es. A mí lo que me puede es la estética, no puedo evitar componer bien una foto y ahora con más facilidad cuando la edito. Por deformación profesional, por estudios, la geometría la tengo dentro de mi cabeza, entonces, las fugas hacia los ángulos, los paralelismos y con el gran angular y un poco, pero poco de Photoshop, no las manipulo para conseguir cosas raras. Quizás el resultado es demasiado esteticista, pero igual que un niño se duerme con una melodía y se despierta con un ruido, porque su cerebro lo avisa; en fotografía, el cerebro agradece una buena composición.


JOAN ANTONI VICENT 4

 Els pelegrins de les Useres

Peregrinación desde Les Useres hasta Sant Joan de Penyagolosa. Es una tradición medieval. 30 km de recorrido en que los peregrinos caminan de ermita en ermita para pedir agua.


     ¿Blanco y negro o color?

     Para mí, indudablemente, blanco y negro, porque está más cerca de la esencia de las cosas. Las cosas tienen color, por eso no hay que despreciarlo. Pero, el blanco y negro dura más en la memoria. Tú haces una foto de un árbol en color, puede que sea muy buena pero solo representa a ese árbol. Pero si esa foto la haces en blanco y negro, representa a todos los árboles, debido a la abstracción del blanco y negro. Es más puro y está más cerca de la esencia. El color añade información, pero al cerebro lo que más le llama la atención es el color y si hay muchos rojos y amarillos, eso es lo que la retina más retiene. El amarillo y el rojo se ven mucho más que los azules. Con eso te quiero decir que si tienes la foto de un señor con una mirada maravillosa, pero con una chaqueta roja, la información se va hacia el color rojo y no, hacia la esencia que es la cara, los ojos, la expresión de las arrugas. Por eso, el blanco y negro para mí es imbatible. Sin embargo, en mi reportaje -casi inédito- de las medinas de Marruecos es en color, porque allí el color es algo muy exótico. Aunque si las mejores de esa colección las pasara a blanco y negro, creo que ganarían.


JOAN ANTONI VICENT 12

El Tribunal de les aigües

      Forma parte de la exposición “La Valencia del tranvía”. El motivo, el Tribunal de les Aigües. Una vez acabada la representación, me quedo con la majestuosidad de la puerta de la catedral, el Micalet al fondo, miembros del tribunal y la sobrina de uno de ellos. Contraste e insinuación plasmado en una fotografía.


   ¿Retratista, paisajista o…?

     Un poco de todo. Empecé haciendo retratos de familiares, amigos… Vi que se me daba bien, pero yo siempre digo que el éxito de un buen retrato es del fotógrafo y de la persona retratada, que pone mucho de su parte y es su fotogenia. Lo mismo ocurre con el paisaje, el resultado es compartido. Después del retrato continué hacia el paisaje urbano, me inicié en Barcelona, donde vivía, “Barcelona silencis”. Aunque también hice retratos de la gente mayor de mi pueblo, “A cavall del segle XX”, tomando el fresco a la puerta de casa en esa época en que no había tantas televisión. No soy especialista en nada, pero tengo ojo para cualquier cosa.


Tranvia-a-la-Malvarrosa

Tramvia a la Malva-rosa I

     Síntesis del mar, el tranvía, Marisa, la niña… Uno de los iconos de la película.


   ¿Cuál ha sido tu relación con el cine?

El rodaje de Tramvia a la Malva-rosa coincidió con una gran época, la de mi jubilación. Hablé con mi hermano, Manuel Vicent y con García Sánchez, el director, que vino a la Vilavella buscando exteriores, lo conocí y eso me permitió entrar en un mundo que para mí es una tramoya insólita. Pude conocer el cine por detrás, la trampa o el truco, actores y figurantes vestidos al estilo de los años cincuenta hablando por el móvil, y eso me permitió hacer fotos divertidas no del rodaje, sino desde fuera. Hice muchísimas fotografías en diapositivas en color. Así que Tranvia a la Malva-rosa fue mi única experiencia en el cine, pero fue intensa y magnífica.


TM056

 Tramvia a la Malva-rosa II

     Últimos días de rodaje de la película, la síntesis, con toda la tramoya cinematográfica, gente vestida de particular, gente vestida de época envueltos en la luz del mes de enero en tierras valencianas.


     ¿Cómo son tus ojos de mirar y por qué?

Mis ojos son lo dicho anteriormente, se pueden hacer fotografías sin máquina. No es que vaya por la calle componiendo fotos, pero me doy cuenta de la luz, de que podría salir una foto cojonuda, etc. Se podría decir que tengo una mirada fotográfica y bastante entrenada, siempre, componiendo, con ojos de composición.


Si te ha interesado esta entrada, quizás te gusten estas otras entrevistas:

Iaia Cárdenas, mirar miradas

miradas 6

Iaia Cárdenas, mirar miradas. Iaia Cárdenas es una mujer polifacética, artista, fotógrafa, escritora, creadora… Hay en su mirada muchas miradas que buscan, que escudriñan, que reflexionan en cada parpadeo. Hay en su vida muchas vidas que se pintan, se colorean, fluyen y asoman al mundo como tonos y caricias a los ojos. Su mano deja hacer a la inspiración el trabajo complejo, hacer sencilla la evidencia; recordar que en este mundo no hay más que mirar para ver.

   Nombre completo, fecha de nacimiento, lugar. Lugar de residencia actual.

   Soy Iaia Cárdenas. Me llamo María Marta, pero desde que nací, el 26 de noviembre del 70, me dicen Iaia. Soy argentina, de Necochea, una cuidad en la costa atlántica y vivo en Valencia desde el 99.

   ¿Quién es Iaia en realidad?

   Soy lo que soy en cada momento. La vida cambia y yo estoy abierta a esos cambios. No me gusta etiquetarme. Espero no vender ser más, ni sentirme menos de lo que soy. En esta época de escaparates virtuales, hay que pelear por ser simplemente real.


miradas 1

BRUMA PIRENAICA

      En esta foto experimento con la fotografía abstracta, pero llevándola más hacia lo pictórico, intentando que la foto parezca un lienzo. Me gusta crear atmósferas, investigar con las texturas. Y la bruma pirenaica es la mejor aliada para ello.


   ¿Qué significa para ti la fotografía?

   La fotografía para mí es una herramienta vital. Fue MI herramienta en el momento de descubrirla, ahora forma parte de un conjunto. Fue la puerta de entrada al universo teatral. Es mi compañera de viajes. Mi muleta en la memoria. En un mundo tan globalizado, me ayuda a concentrarme en las pequeñas cosas. Tener una herramienta que te permita poner el ojo sólo en una cosa, hoy es un privilegio. La fotografía es un momento único e irrepetible. Para mí, es un reflejo de la mejor forma de vivir la vida.


mar2

MAR ISLANDÉS

      Islandia me cautiva. Toda ella. Tan joven. Tan indomable. Tan fuerte. Tan majestuosa. Un lugar terriblemente estimulante para la fotografía. Sobre todo para lo que llamo, sin saber si es así como debería llamarla, fotografía abstracta. Islandia es color, texturas, atmósferas, pérdida de control. Hielo, azufre, basalto, arena volcánica y furia en el mar. En esta serie que consta de unas 10 fotografías dejo que sea el mar el que pinta cada imagen. No son los detalles los protagonistas, sino el color, la forma, las curvas y las texturas que origina.


   ¿Qué quieres contar con ella, con la fotografía?

   Depende del momento, del entorno, del contexto. Una emoción, una historia, un suceso, una composición, un color o su ausencia. Creo que no siempre ves las cosas de la misma manera, con la misma lente, entonces no siempre fotografías con la misma intención. La intención te viene dada por lo que ves. Obviamente hay lugares, personas, colores que te estimulan mucho más. No soy una adicta a la fotografía. Nos encontramos y nos desencontramos todo el tiempo. Sobre todo desde que, “gracias” a la crisis, ya no podemos hacer grandes viajes. Viajar y conocer otras realidades es lo más estimulante para mí. Descubro y me descubro. España no es un lugar que me motive especialmente para la fotografía. Pero ahí está el teatro para hacerme disfrutar y viajar sin moverme. El teatro me mantiene conectada a la fotografía. Y los books para actores. Es algo que disfruto muchísimo.


miradas 3

RETRATO. NIÑO DE ARENA

     Si ya ha sido difícil elegir cinco fotos, elegir un retrato ha sido de lo más complicado. Al final, me quedo con este niño de Mauritania. Una mirada castigada por la arena y el sol. Por la miseria y el olvido. Mauritania fue un viaje muy especial para mí. Un viaje con la cámara como única compañía. Un viaje a un lugar ausente en los catálogos de viajes de ensueño. Un viaje al desierto, la soledad, la ausencia, el abandono. Y, de repente, surgen estos niños que luchan con una naturaleza tan despiadada, y, en silencio, con una sonrisa en los labios, te hacen replantear el significado de cada una de esas palabras.


   Defínete como fotógrafa

   Uf, ¡qué cosa tan difícil!. Ya te he dicho que soy bastante reacia a las definiciones. Podría cambiarlas mientras escribo estas palabras. Aunque he hecho algunos cursos y talleres de fotografía en Buenos Aires y en Valencia, me siento básicamente autodidacta. Una vez obtenidos los conocimientos básicos, la fotografía es cosa de uno, del entorno en el que te mueves, de la realidad que te rodea, de las cosas que te interesan y la posibilidad de llegar a ellas. Me encantaría poder hacer fotos en Marte, pero de momento me conformo con Islandia. Creo que soy un tipo de fotógrafa, según el momento y el objeto a fotografiar. Amo los retratos. Mirar las miradas. Cuando viajo, los retratos son para mí una especie de obsesión. Pero, también, la fotografía pictórica, donde una foto es un lienzo en el que buscar texturas, matices, composiciones. Creo que soy buena en captar las emociones en una escena de teatro. Busco intensamente fotografiar el personaje y sus emociones, y alejarme lo más posible del actor… Y, como buena argentina, creo que hay mucho de psicología en cada foto. El tema es saber si es mi psico o la del objeto a fotografiar lo que prevalece. En eso estoy…


adeu5

TEATRO. ADÉU ENCARA

Para mí es muy difícil elegir una foto de teatro. Son muchas y muy diferentes. Me he decidido por esta, porque pertenece a un texto mío que me ha dado muchas satisfacciones. “Adiós Todavía” obtiene el PREMI CIUTAT D’ALCOI en su versión en valenciano, el apoyo de IBERESCENA para montarla y exhibirla en Buenos Aires y su publicación en la edición de Teatro Autor Exprés de la Sgae. Una historia del más allá sobre seres del más acá. Una metáfora del eterno inmigrante. Esta foto muestra cómo Manuel (ÁLVARO BÁGUENA), el único completamente humano, es en realidad el alienígena dentro de una familia de otro planeta (XAVO GIMÉNEZ, LOLA LÓPEZ y MARCOS SPROSTON), abocada a un destino escrito en estrellas descompuestas.


   ¿Blanco y negro o color?

     Ambos. Según para qué.

   ¿Retratista, paisajista o…?

   Sigo sin poder definirme, pero si lo llevo al plano profesional, mi trabajo es, sobre todo, de fotografía teatral y de actores/actrices.

   Fotógrafa de actores y actrices, ¿cuáles son las claves especiales para retratar artistas?¿Cómo tiene que ser una buena foto de book?

   Con los books para actores me pasa algo similar que con las obras de teatro. En este caso hay una búsqueda más allá de la belleza y la naturalidad. Retratos naturales, sí, pero que muestren la fuerza que puedan tener encima de un escenario o frente a una cámara. Muchos actores son muy tímidos y se sienten inseguros sin el escudo de un personaje. En ese caso el trabajo está en transformar esa debilidad en una fortaleza. No soy de comerle la cabeza al actor/actriz. Prefiero que todo vaya dándose naturalmente. De la incomodidad también puede obtenerse muy buen material. Y con el transcurso de la sesión, ellos se relajan y se consiguen otras cosas. Todas válidas.


miradas 5

NEPAL

     Aquí la fotografía abstracta se fusiona con la documental intentando mostrar la dureza de un Nepal sometido a la pobreza y al control. No es el Nepal de las majestuosas montañas, ni el de los colores vivos, ni el de la sonrisa constante, ni las especies embriagadoras. Es el Nepal de las penurias (el 40% de su población vive bajo el umbral de la pobreza) y de la inestabilidad política.


   ¿Cómo son tus ojos de mirar, tus miradas? ¿Por qué?

   Son ojos curiosos intentando preservar la capacidad de sorpresa y mantenerse abiertos a las mil y una posibilidades de una imagen. Para fotografiar, para escribir o, simplemente, para sentarme a observar. Son ojos hambrientos de ver, incluso, en la oscuridad más absoluta.

Algunos enlaces interesantes para conocer mejor a Iaia Cárdenas:

http://creador-es.com/talento-creadores-iaia-cardenas/

http://aveet.eu/cardenas-iaia/

Imágenes en Google de Iaia Cárdenas

 

 

15-M: la utopía de la imagen

15-M    15-M: la utopía de la imagen

     ¿Pueden las imágenes cambiar las ideas?

    Susan Sontag, en su libro “Sobre la fotografía”, opinaba que no. Una imagen, por sí sola, no puede generar o cambiar las ideas. ¿Para qué sirven pues?, o más genéricamente: ¿Para que sirve el arte?

     En los últimos años hemos vivido el surgimiento de un movimiento, el 15-M, que coincidió con la generalización del uso de las redes sociales, de forma que el primero no se entiende sin la utilización y representación que tuvo en estas. Muchas personas que no participaron directamente en las calles con sus concentraciones, manifestaciones, etc., pero se sentían implicadas mediante la difusión en las redes de imágenes relacionadas con las protestas. ¿Cambiaron las fotografías la ideología política de las personas?, o ¿más bien sirvieron solo para difundir una actitud ya establecida?. ¿En qué medida contribuyó al movimiento del 15-M?

15-M 1

     Desde luego lo difundió y creó un imaginario colectivo, reforzando una sensación de colectividad, solidaridad, fuerza y determinación que solo con la transmisión del ideario puro y duro no se hubiese conseguido. Por lo tanto, la fotografía, como muchos otros medios de representación gráfica, se dirigen, y es donde son más eficaces, a lo emotivo. Nuestra construcción ideológica nace del lenguaje y no de las imágenes o emociones. Somos lenguaje oral o escrito, y este es el que articula nuestro pensamiento.

15-M 3

    ¿Tiene sentido pues la fotografía? Sí, pero solo cuando pretende multiplicar, empatizar; denunciar la realidad, pero no cuando busca generar ideas, a ese nivel el arte es inútil y cuando así se intenta caemos en el arte conceptual, que tiene mas de idea preconcebida que de creación. La fotografía no es filosofía. Desde un tiempo parece como si el fotógrafo hubiere tomado caminos más propios de otras disciplinas, pero con ello solo ha conseguido alejarse de su medio, lo popular.

15-M 2

     Partiendo de lo anterior es inútil adoptar para el fotógrafo una posición objetiva con respecto a la realidad, pues la imagen que transmita siempre estará relacionada con una ideología previa, a la cual atacará, enaltecerá, denunciará o manipulará, pero de la que no podrá abstraerse.

15-M 4

    Al menos en nuestro país, el 15-M fue el primer gran acontecimiento social que resulta indisoluble de las redes sociales y de la parte gráfica que en ellas es esencial. Sin sus imágenes su trascedencia no hubiese sido la misma, pero previamente hubo un contexto desde el que floreció. Que todo no quede en eso, unas imágenes que con el tiempo se conviertan en meros iconos.

15-M 5

La plaza pública: la calle

plaza pública        Entiendo que una foto es “buena” cuando es eficaz para la finalidad que busca, no creo que se trate de una cuestión objetiva, sino mas bien que en cada caso esa eficacia se obtendrá mediante unos recursos, no siempre los mismos. Me atrae destacar la calle como espacio público, de encuentro, de participación y debate: la plaza pública, donde ocurre casi todo. Esta imagen fue tomada en una de tantas manifestaciones de este año 2015 en la ciudad de Valencia y traté de recoger y testimoniar la actitud de rebeldía y fuerza que transmite la protagonista. La composición piramidal le da solidez y acentúa la consistencia de la imagen, pero creo que no le resta dinamismo a la actitud de avanzadilla de la figura de la chica. El blanco y negro, como siempre, le otorga un carácter intemporal incluso épico, sin que nos distancie del mensaje. Siempre que veo esta foto me recuerda a otras del mayo francés. Los tiempos pasan pero los motivos para salir a la calle, no.

plaza pública 2

        De la imagen he podido aprovechar todo: el papel protagonista de la mujer frente a su acompañante, el centro es ella, también la que grita y eleva la bandera, su ropa destaca en el contexto, es diferente y destaca. Su compañera de atrás le acompaña con una risa. El fondo es urbano claramente. Creo que todo el entorno contribuye a la imagen central. Aunque los volúmenes pudieran no estar dispuestos según las reglas clásicas de la composición, resultan eficaces y no le restan importancia al motivo principal. Feminismo, juventud, rebeldía, ímpetu…

        Creo que somos emociones, las ideas vienen después. Nos mueven los sentimientos, los miedos, los placeres… El lenguaje fotográfico no puede obviar eso. Una imagen perfecta, con un encuadre adecuado, una exposición milimétrica, bien compuesta, aun con un contenido trascendente, nos puede dejar indiferentes si no nos provoca alguna emoción y habrá fracasado, pues solo retendrá nuestra mirada unos segundos.